OPERACIÓN QUITAR EL PAÑAL: TODO UN ÉXITO (2ª PARTE)

Consigo sentarme a escribir, casi una semana después de lo que deseaba,  ya que el tema del pañal ha sido desplazado por lo bichitos que Ale ha traído de la guarde y que nos han quitado el sueño durante toda la semana.

Ahora echo la vista atrás y veo todos los miedos y dudas que tenía y me río y me asombro. No me creo la rapidez y la capacidad de aprendizaje que tiene el ser humano.

wpid-img_20140925_224639.jpg

 

¡Alejandro estaba preparado!, esa es la conclusión a la que llegué después de observarlo  (un par de días o tres antes de retirar pañal, no fueron más).  Pero nunca imaginé que en un día la cosa estaría lista. Quizás el post debería llamarse “¿Cómo quitar el pañal en un día!!”. Pero no se acercaría a la media de niños y niñas que tienen que decirle adiós a su amado pañal. Sin duda, pone el listón muy alto si algún día viene un hermanito/a.

 

Os resumo nuestra experiencia  en TRES CLAVES  (al menos en nuestro caso han sido básicas):

1. MADUREZ:   creo que la clave fundamental de que la operación pañal se haya logrado con éxito y en tan poco tiempo está, en primer lugar,  en que Alejandro estaba más que preparado. La madurez del niño/a debería ser nuestro primer criterio para decidir si empezamos con esto de quitarle el pañal a nuestros pequeños (no ahorrar en pañales, ni ahora que es verano, …).  Os recuerdo algunos indicadores que os dejé en la primera parte de Operación Quitar el pañal, para el “preparado, listos, ya!”:

ESTA LISTO SI… A nivel físico-motor: tiene equilibrio y coordinación para caminar, incluso correr. Es capaz de realizar una actividad manual. Se mantiene seco al menos dos horas durante el día, lo que nos indicará que los músculos de la vejiga se han desarrollado lo suficiente para retener y almacenar la orina. Comienza a bajarse los pantalones (esto aún lo tengo pendiente con Ale). A nivel de comportamiento: no se resiste a usar el orinal infantil (es capaz de sentarse y mantener la posición al menos 2-5 minutos), muestra interés por imitar a los adultos cuando van al baño. No dice que “no” a todo. Le molesta tener sucio el pañal (A Alejandro, no le molestaba en absoluto su pañal cargaito, hasta que probó la libertad, jajaja). A nivel cognitivo: comprende y obedece órdenes verbales sencillas, del tipo “tráeme las toallitas”, “coge el libro”,…  (esto es fundamental, ya que tu peque tendrá que ser participante activo en este proceso). Ya pronuncia adecuadamente palabras (es básico, por ejemplo, que diga pipí o caca -o al menos alguna palabra para referirse a esto-). Es capaz de concentrarse cuando juega (el tema de la atención es importante, para el tema identificar las señales físicas que le indican que debe ir al baño, por ejemplo).

La madurez en el plano cognitivo, es fundamental,  por el hecho de que entienda lo que le estamos pidiendo y exigiendo. Que nos responda cuando le preguntemos si quiere hacer pipí con un NO y, no se lo haga,  es muy buena señal. Lo que sí os digo y recalco que cuánto más se perciba él/ella como agente de este cambio, más se motivará y se responsabilizará.

En el caso de Ale, hemos ido a comprar los calzoncillos (ya os comenté que eligió los de george pig), ha elegido el wc y la tapadera adaptada (compramos una segunda en carrefour, marca olmitos, de esas acolchaditas, para tenerla en el otro baño, pero que al final ha servido más para que Alejandro tunee su super water azul). Le venimos diciendo desde que empezó la guarde que ya es un niño mayor, y así se lo hemos recordado y animado con cada cosita que hacía (recoger los juguetes, comer solo, lavarse las manos,  …), de forma que ha entendido que él es  capaz de hacer muchas cosas solo, de hecho le encanta hacerlas desde hace tiempo (os recomiendo que fomentéis la autonomía de los peques, no penséis “son muy chicos”, observarlos y dejad que ellos marquen el ritmo,  porque de lo contrario no seréis coherentes con lo que le exigís). Hemos reforzado cada pasito hacia la meta, animándole y haciéndole presente que él es el que lo ha conseguido (incluso, cuando hemos hablado con alguien para contárselo, porque se enteran de todo, y aunque parezca que están en sus cosas, las orejitas están al loro).  Así, cuando el sábado día 27 le propusimos dejar el pañal y llevar a partir de ese momento los slips tan chulos, con lo que tendría que hacer pipí y caca en su water, accedió sin pensárselo, supongo que en ese momento fue un juego para él, algo novedoso, que conforme fue pasando el día, se convirtió en una decisión propia, ya que por la tarde ya avisaba para ir al baño (aunque no llegaba a tiempo, claro!) y por la noche no consintió que le pusiéramos el pañal (se lo pusimos cuando se durmió).

2. RUTINAS:  el establecer unas rutinas, desde mi posición de psicóloga infantil, primero, y ahora ya desde el punto de vista de mami, os confirmo que es BÁSICO. Es asombroso, cómo proporcionan un ambiente predecible y tranquilizador para todos, pero en mayor medida para los más pequeños. Estamos con el tema de los pañales, pero recordad que nuestros hijos tienen aún que madurar mucho hasta llegar a ese punto en el que estamos los adultos de control interno y externo de las situaciones, de nuestras emociones,… y aún así necesitamos planificar y saber de antemano ciertas cuestiones.Cuando os hablo de rutinas, me refiero al establecimiento de horarios, secuencias de actividades, costumbres de cómo hacer las cosas, … que se repiten en el tiempo y, no siempre, en los mismos escenarios (digo no siempre, porque recomiendo continuar nuestras pautas o rutinas, en la medida de lo posible, más allá de que estemos en casa o fuera. Por ejemplo, si  el niño ya come solo, que lo haga también fuera, aunque pensemos, “se va a manchar”. Llevadle una muda y ¡listo!).

En el caso de Ale, como os comenté, una semana antes empezamos a repetir la secuencia de ir al baño, sentarse (al principio se quitaba a los dos segundos, con la canción de la arañita conseguimos que permaneciera ese tiempo sentado, a las pocas veces ya no hizo falta cantar), hacer pipí/caca o simplemente intentarlo (la ventaja es que el bichillo le cogió el gusto y empezó a hacer pipí y hasta caca en esa semana previa, eso ha sido una gran ventaja),  limpiar y tirar de la cisterna, lavarse las manos con jabón y secarse con la toalla. Compramos el libro de Edu y lo hemos leído por las noches y luego ya en el baño (pasó a formar parte de su “bibliowater”), que ha sido fundamental para explicarle con imágenes de un niño como él, lo que íbamos a hacer (quitarle el pañal) y para anticipar lo que iba a pasar (es el único libro que he visto en el que sale un niño haciéndose pipí encima, es muy gráfico y eso lo entienden mejor). Una vez quitado el pañal, hemos ido manteniendo la rutina, que ya hace él solo de una forma natural (cuidaito, con que se te olvide algún paso, que ahí está él para recordártelo, jajaja).

Del  tema de anticiparnos a los horarios en los que suele hacer pipí/caca  para animarle a que vaya al water (recordad que os comentaba lo de hacer un registro de observación… yo apunté un día, la verdad que he sido poco sistemática) , me quedo con un superconsejo de mi jefa que es médico: justo después de comer (sólido o un bibi, por ejemplo), hay más probabilidades de que tengan ganas de hacer caca, por eso de que comienzan los movimientos intestinales de la digestión y es más fácil de identificar las ganas. Esto sí lo he estado haciendo desde que le quité el pañal y…¡Funciona!, lo mismo sin querer le hemos creado el hábito, pero la cuestión es que hace caca sin problemas  y nos avisa cuando tiene ganas (uno de mis miedos era el famoso estreñimiento de quitar el pañal). El pipí nos lo pide desde el segundo día (el primer día de mojarse, fue suficiente) y hasta hoy, incluso en la guardería (la mochila con las cinco mudas sigue intacta,¡ una maravilla!).

3. PACIENCIA: este tercer elemento es como demasiado obvio, verdad? pero creo que hasta que no pasas por esto,  no lo sabes bien. Yo ya os dije en el post del primer día sin pañal, que estaba agotada. Ciertamente, llegué a pensar que muchos días más así resultarían imposible de soportar sin caer en la locura. Lo que es increíble, y lo digo porque aún estoy que no me lo creo, es que desde que amanecimos el domingo 28 Alejandro pide ir al baño y no hemos tenido que “usar la fregona” nunca más. La paciencia de los primeros momentos debe ser infinita: múltiples cambios de ropa, lavadoras y secado de ropa, asearle, secar el suelo, animarle, cantarle, llevarlo cada dos por tres al baño,… y todo eso con tus obligaciones del día a día (en nuestro caso, como en el de muchas parejas, el sábado es día de organización y limpieza general, así que tuvimos que compaginarlo). No lo dudéis, y empezar un fin de semana (o cuando tengáis al menos dos diitas sin trabajo, de poder quedaros en casa).

Una vez logrado el control, la paciencia debe continuar en estado álgido: te pedirá ir a hacer pipí con una urgencia extrema, y tendréis que dejar de hacer lo que sea para ir corriendo al baño. Los primeros días fuimos al baño al menos tres o cuatro veces cada hora, y claro, apenas hacía (se lo pueden tomar como un juego y forma de llamar nuestra atención). Tenéis que animarle a que haga pipí de campeones, un pipí largo, … como queráis describírselo para que lo entienda (puede ser muy útil que vea cómo hacemos pipí, ¡más descriptivo que eso no hay nada!). Otro superconsejo es que si acaba de hacer pipí pero os pide ir otra vez, intentad distraerlos con algún juego, libro, dibujitos,… cualquier actividad que consiga que el peque se concentre en otra cosa y retenga durante cada vez más tiempo (así alcanzamos dos metas: que identifique las ganas reales y que retenga y sea capaz de aguantar durante x tiempo). Con este truquillo, en pocos días conseguimos que Alejandro alargara sus visitas al baño, y ni que decir tiene, la ventaja para poder salir con él a comprar, al parque,..

.IMG_20141007_175258

Por la noche, eso de echar paciencia es algo más complicado, pero muy necesaria. En la mayoría de artículos que encontramos y profesionales (entre ellos, mis compañeras y yo), recomiendan quitar casi al mismo tiempo el pañal de día y el de la noche. Siendo siempre flexible en este punto y adaptándonos a las circunstancias y al niño/a. En nuestro caso, los primeros días tenía claro, que le iba a dejar el pañal por la noche, pero se lo hemos puesto siempre cuando ya dormía.  En cuestión de dos días ya se levantaba por la noche (un par de veces o tres) pidiendo pipí. Como venía medio dormido, le quitaba el pañal, usaba su water y de nuevo el pañal y a la cama. Cuando vimos que el pañal amanecía seco o con apenas un leve escape, pensamos quitárselo del tirón, pero… se puso muy malito con mucha fiebre (y hasta ayer así ha seguido, con lo que no he sido capaz de exigirle que no mojara la cama -con 39 y 40 de fiebre ¡a ver quien puede!-). No obstante, la clave está en que él se despierta y usa el wc, por lo que ya está preparado. Nos quedan noches de cambiar sábanas y empapaderas, cambio de ropa,… así que ¡la reina de las paciencias! (por cierto, la siesta la echa sin pañal, así que es otro ensayo que podéis ir haciendo antes de quitar el de la noche).

PhotoGrid_1412701527512Truquillos que nos han venido muy bien:

–  Además del protector de colchón,  he optado por poner en estos primeros días sin pañal nocturno, encima de la sábana un par de empapaderas cogidas con imperdibles de seguridad. De forma, que si se hiciera pipí es más fácil cambiarlas y poner otras nuevas que cambiar la ropa de cama completa.

–  Llevar una muda completa o dos (ropa, zapatos, calzoncillos),  ya forma parte del bolso de mami (y ¡muchas toallitas!).

–  Si tu peque no quiere usar el wc de fuera de casa, llévate el adaptador en una bolsita, así se sentirá más a gusto y seguro.

–  Tener libros o algún juguete en el baño.

–  Tener las toallitas cerca, incluso que ellos puedan empezar a usarlas.  Igual os digo con el tema de lavarse las manos: Ale lo hace en el bidé. así está a su altura y gana en autonomía.

20141007_180032–  Ponerle zapatillas de goma, tipo crocs, son muy cómodas a la hora de tener que limpiarlas y secarlas con los escapes (a la guarde ha ido con ellas).

–  Premiar los avances (los pipís abundantes, hacer caquita, …) con pegatinas o sellitos de animales, le ha encantado!! (ya no me los pides, pero al principio fueron muy efectivos).

–  Asociarlo con otros logros: paralelamente, ha empezado a comer en la mesa con nosotros, en lugar de en su trona, y eso ha sido suuuper gratificante para él.

–  Como aún teníamos guardados algunos regalos del cumple (eran muchos para dárselos todos de golpe), aprovechamos para dárselos con motivo de cada avance conseguido (no digo que haya que premiar todo con cosas materiales, eh! pero tampoco dárselas porque sí, hay que buscar un motivo, así aprenderán el valor de las cosas).

–  …. Seguro que luego me acuerdo de alguno más.

Bueno mamis y papis que estáis pensando si llegó el momento de quitar el pañal a vuestro peque, os animo a que una vez que lo tengáis claro, tiréis hacia adelante con todo lo dicho y hagáis vuestra propia lista de truquillos y claves para lograrlo de la forma más divertida y sencilla posible.

Espero que nuestra experiencia con Ale os sirva de ayuda. ¡Ya me contaréis!

Besitos.

Anuncios

4 comentarios en “OPERACIÓN QUITAR EL PAÑAL: TODO UN ÉXITO (2ª PARTE)

  1. Jo, qué bien, mamá real!! Una maravilla. A nosotros nos costó más, fue un proceso más lento, con recaídas. Fue un verano muy escatológico.
    Me reelere tus entradas cuando me toque con la peque, a ver si se le pega algo de super Ale.
    Un besazo!!

    Le gusta a 1 persona

  2. Me ha encantado! ! Está super detallado.
    A nosotros con Paula nos queda todavía un poquito, porque tiene todavía 15 meses. Pero con lo rápido que pasa el tiempo enseguida nos tocará.
    Según iba leyendo lo que contabas me recordaba un poco a cuando enpiezan a andar.
    De un dia para el otro se lanzó a andar sola.Es lo que dices tú. ..un día de pronto se sienten seguros, y…te sorprenden 🙂
    Un besazo

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s