Tutoría en la guarde: qué podemos preguntar?

Llevo tiempo queriendo tener una tutoría con la seño de Ale, pero con todo esto de estar malita se ha alargado un poco. Tenía ganas por varios motivos, pero principalmente porque queríamos saber cómo es el peque allí, cómo se comporta, cómo juega,… ya que nos permitirá conocer mejor a nuestro bichillo y poder ir en la misma línea que el cole.

En nuestra guardería, las tutorías son a petición de los padres, a no ser que ellas necesiten tratar con las familias alguna cuestión concreta.  No obstante, todos los días al llevar y recoger a los peques te informan de qué han comido, cómo se han portado, si han tenido algún percance, etc. Pero aunque  esta información te sirve en el día a día,  se escapan muchas cosas por el camino, sobre todo cuando el niño aún no sabe contarte más.

Así que después de un tiempo prudencial y tres cambios de maestra, decidimos pedir nuestra tutoría. Yo iba un poco así, jajaja, porque desde que Alejandro empezó el cole la tónica que se repite y que me dicen es que “es muy nervioso”. A mi esa expresión, empleada de forma constante y única para describir a mi niño, me confunde un poco, en el sentido de que a qué se refieren y cómo interpretan las maestras eso de ser “nervioso” (por mi profesión no puedo evitar, que mi mente vuele rápidamente a cuestiones patológicas, que se relacionan en el lenguaje común con niños nerviosos, excesivamente inquietos,… y esas etiquetas hay que manejarlas con mucha cautela).  Sé mejor que nadie lo inquieto que es Alejandro, lo es desde que estaba en mi barriga. Pero es una inquietud instrumental, en el sentido de que tiene una dirección, siempre busca hacer algo, investigar, inventar,… tiene un sentido. Luego (¡menos mal!) tiene sus muchos momentos de tranquilidad y es amante de las costumbres, por lo que asume a la primera responsabilidades o rutinas que tenemos en casa (ya sabéis, la hora de comer, la del baño, recoger sus juguetes, leer sus cuentos,…).  Y esto es una de las cuestiones que quería aclarar con su tutora (conocer su punto de vista).

10371691_579382538842178_3409835517556032266_n

La tutoría ha ido genial, hemos podido ir los dos (el papi y yo), y hemos podido charlar con la seño de Ale de muchas cosas interesantes, nos ha aportado mucha información que desconocíamos y que nos va a ser muy útil en casa. Por ejemplo, que va al baño solo y se baja y sube la ropita, cosa que en casa no hace y ya sabemos que se hace el remolón para que lo hagamos nosotros, jejeje o que no le gusta comerse el postre, a no ser que sea fruta (en casa devora el postre), que ya no le quita los juguetes a los niños, se conforma y ha aprendido a esperar y compartir (cosa que hemos podido comprobar en casa),… Con respecto a lo de que es “nerviosillo”,  nos hemos quedado mucho más tranquilos, su seño nos insiste en que no destaca en ese sentido, que todo lo normal de un niño de dos años, que se mueve, corre, baila,… pero que atiende muy bien a las explicaciones, que le encanta trabajar, que le pide ayuda, que le encanta jugar con los demás,… Así que ese miedo ha desaparecido del todo, y nos hemos alegrado mucho de haber podido compartir ese ratito con ella, conocerla mejor, y poder intercambiar experiencias.

Como mami y como Orientadora os animo a que tengáis estas tutorías con la tutora de vuestros hijos, ya que ganaréis en complicidad con ella y en conocer mejor a vuestros peques, lo que le beneficia directamente, ya que verá como su vida en el cole os importa (eso le hará valorar el cole como algo muy positivo) y tendréis numerosas ocasiones para poder reforzar sus logros y apoyar sus dificultades (lo que fomentará un autoconcepto y autoestima óptimos).

images (2)

Es importante, que llevéis en mente las preguntas concretas que queréis aclarar con la seño, para aprovechar al máximo ese ratito de encuentro.

Los aspectos básicos, por repasar lo que creo es de lo más interesante, serían:

  1. Rutinas de clase: qué hábitos tienen en clase y cómo los asume el peque. Por ejemplo, es interesante saber si el niño asume responsabilidades como recoger los juguetes, permanecer sentado,… porque sabremos de qué es capaz o no y poder darle continuidad en casa (es frecuente, lo sé por experiencia, que en el colegio los niños son capaces de hacer muchas cosas que en casa asumen los padres, haciéndolos más dependientes).
  2. Qué están trabajando y cómo: es importante saber qué temas y conceptos  están trabajando (arriba-abajo, colores, el otoño,…) y cómo (si ya usan plastilina, pinturas de dedos,…). Esto nos da muchas ideas para poder reforzar en casa todo lo que aprenden en el cole y nos da oportunidades para ocupar esas tardes tan largas que tenemos ahora en invierno (¿no os pasa?, como se hace de noche tan pronto, la tarde se hace eterna y, a veces, se te acaban los recursos). Qué canciones cantan (Ale me canta canciones con esa media lengua y me las veo y deseo para averiguar cuál es, jajaja).
  3. Alimentación: qué comen, si rechazan algún alimento concreto, o por el contrario les gusta algo que en casa no prueban, si comen solitos o tienen que ayudarles , si se quedan sentados mientras comen (por ejemplo, saber esto nos sirve para reforzar la autonomía y llevar estos hábitos a casa: que se siente en la mesa con nosotros y abandonar ya la trona, que coma solo y empiece a manejar bien los cubiertos-aunque se manchen, ¡dejadlos, que tienen que aprender!-).
  4. Relación con sus iguales: saber cómo se relacionan con los otros niños, si ya tienen amigos concretos o prefieren jugar solos, cómo van avanzando en cuestiones como saber esperar, compartir, resolver situaciones,… Este aspecto es, pienso, el más interesante, ya que supone la faceta más desconocida para nosotros (que sólo lo vemos con otros niños de forma puntual en el parque) y, al mismo tiempo,  más importante para el desarrollo de su personalidad. Esta información nos sirve, entre otras cosas, para poder preguntarles por sus amigos, por los juegos que le gustan, para establecer relaciones sociales más allá de la guarde,…
  5. Actividades y fiestas: ahora que vienen las fiestas de Navidad, conocer de primera mano cómo podemos colaborar en las mismas, qué vamos a tener que preparar,… Preparar a lo pequeños para estos días es muy beneficioso y nos involucra en esa parte de su vida. Por ejemplo, hoy tienen un teatro de guiñol y esta mañana le he ido contando a Ale lo que iban a ver, se ha emocionado mucho porque le encanta el cuento de caperucita.
  6. Comportamiento y autonomía: conocer cómo se comporta en clase y en el patio, lo que ya sabe hacer, si es más o menos obediente, … qué estrategias sigue la seño y le funciona, por ejemplo, nos puede ser útil para aplicarlas en casa. Además, de poder consultar con las profesionales cuestiones como quitar el pañal, tema del chupete y biberón, limpieza dental,…
  7. Cualquier duda que os surja

En fin, mamis y papis, os animo a que estéis al día de lo que vive vuestro hijo/a en su cole, os ayudará a avanzar en este camino de  educarlos y disfrutar con ellos de sus logros, así como conectar con las profesionales que lo cuidan y enseñan durante una parte importante de sus días.

Ya me contáis. Besitos.

Anuncios

Un comentario en “Tutoría en la guarde: qué podemos preguntar?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s