Visitar el hospital antes del parto

En la semana 36 de embarazo ya comienzan a sentirse esos nervios propios de la cercanía del momento. Una mezcla de ilusión, miedo y cansancio que, si bien ya viví (aunque de otra forma) cuando esperábamos a Alejandro, están presentes durante las 24 horas del día.IMG-20150510-WA0003

En este último mes me he puesto las pilas para preparar la llegada de Adriana, no me ha quedado más remedio! jejeje Entre las prioridades estaba decidir donde tener a la princesa.

Como ya os comenté hace unos días, tanto ginecólogo como matrona me aconsejaron visitar los hospitales en los que puedo dar a luz (que en mi caso, por mi seguro médico, son el Hospital Parque San Antonio y Hospital Dr. Gálvez) para decidir cuál se adapta más a mi caso y preferencias. No obstante, ambos han coincidido en decirme que quizás el Hospital Gálvez es el más apropiado para mí. Os cuento la experiencia en cada uno de ellos:

En el Parque San Antonio te dan cita para que realices una visita guiada. Yo cogí la cita el día que operaron a Ale, pero podéis  llamar por teléfono (a veces, misión imposible que os lo cojan, pero bueno) y poner fecha. san-antonio

En la visita os acompaña la comercial de atención al cliente, una chica encantadora. Os recoge en el hall del hospital y comienza simulando como sería la llegada al hospital el día clave. Nos preocupaba mucho el tema del aparcamiento, ya que no hay parking y esa zona es horrible para aparcar (más ahora que llega el verano, ya que está junto a la playa). Así que es lo primero que nos explicó: entras por el lateral y en el portero dices que vas de parto, te abren y puedes bajarte en la puerta de urgencias. Si es fin de semana, el papá puede dejar el coche dentro los primeros minutos hasta que te ingresen, sino tendrá que salir enseguida (a unos 200 metros hay un parking, de una clínica cercana). Una vez que das la documentación (nos insistió en que no esperáramos si había cola en el mostrador), hay que subir a la 3º planta, donde te ve la matrona para determinar si efectivamente estás de parto y tienes que quedarte. Si es así, te pondrán monitores y mientras el papá o acompañante bajará de nuevo al mostrador con la documentación para hacer el ingreso y que te den habitación. Allí la mamá estará hasta que consideren que debe ir a paritorio. No lo pudimos ver porque estaban ocupados, pero nos comentó que tienen luz natural y que “están muy bien”. El quirófano para cesáreas está junto a los paritorios. Nos explicaron que cuando nace el bebé se lo llevan unos minutos a una sala junto a los paritorios para realizarse los primeros cuidados y en seguida os lo devuelven para realizar la “piel con piel” durante el tiempo que tengáis que permanecer allí en observación. Hasta ahí todo bien!, hasta que pregunté por las cesáreas y cómo era el después, y entonces me dieron la respuesta equivocada (o la que a mi me apreció así): el protocolo marca que la mamá que da a luz por cesárea debe estar dos horas en observación y el bebé igual pero en el nido. ¡No podía entenderlo!, así que pregunté que eso sería “en caso necesario para ambos, por alguna razón médica, no?” y que “en el caso de no poder hacerlo la madre lo haría el padre, no?” pues me contestó que No, que es el protocolo, que cuando un bebé nace por cesárea necesita estar en observación dos horas. Yo me quedé boquiabierta!!! increíble que aún haya este tipo de protocolos en los hospitales. ¿No se han mirado los protocolos y recomendaciones de la OMS? Sí me aclaró que no era algo intocable y que si lo hablaba con el médico quizás se podía hacer una excepción. Tengo que decir que a partir de ese momento la visita ya me dio un poquito igual, porque mi mente estaba en ese tema (porque tengo papeletas de volver a tener que parir por cesárea, aunque ojalá que no). Bueno os cuento, que nos enseñaron una habitación (algo pequeña) y nos aclararon lo que tendríamos que llevarnos y lo que no (hay que llevarse neceser y pijamas, ellos te dan pañales, compresas y todo lo necesario para el cuidado del bebé- ya os contaré el tema del bolso para el hospital-). Nos dejaron muy claro que nuestro ginecólogo/a es el responsable de cualquier decisión y seguimiento médico durante nuestra estancia en el hospital. Hasta ahí la visita al Parque San Antonio.

Os dejo estos dos enlaces por si os interesa el tema:

Recomendaciones de la OMS sobre el nacimiento

Protocolo Piel con Piel Junta de Andalucía

No vi ninguna sala de espera para familiares. Aunque por experiencia, os digo, que si podéis esperar a entrar en paritorio para avisar mejor que mejor. Durante el trabajo previo (que suele ser en la habitación), que puede ser muuuuuy largo, es crucial que estéis relajadas y concentradas en lo importante, y la familia (aunque lo hace con la mejor de las intenciones) no ayuda si están por allí entrando y saliendo. Debe ser un momento en pareja, ya habrá tiempo de visitas cuando nazca el bebé.

A los pocos días fui con mi amiga Carmen (Psicóloga, como yo, y que también espera una princesita Bella) a visitar el Hospital Dr. Gálvez.GalvezFuimos sin cita previa, ya que nos invitaron a ir cuando quisiéramos, con el inconveniente de no asegurarnos si podrían atendernos. Llegamos y preguntamos si era posible ver la maternidad y que nos explicaran un poquito. La chica de la entrada llamó a la matrona quién nos pidió 5 minutos para poder atendernos. Mientras la recepcionista nos explicó el tema del acceso al hospital, ya que éste está en pleno centro y lo tiene restringido a urgencias: tienes que entrar por calle Císter y decir en el semáforo de entrada que vas a urgencias de Gálvez. Se supone que tienes media hora para quitar el coche de la puerta (y salir por la plaza del Obispo), aunque nos explicó que dando la matrícula al ingresar, dependiendo de lo rápido que vaya todo, podríamos o no dejar el coche algo más de tiempo. La ventaja que veo es la existencia de parking públicos por la zona y que tienen acuerdo con uno cercano para dejar el coche todo el día por un precio razonable (mucho más barato que dejarlo por horas, que por cierto, es un robo!). Explicado esto, la matrona Sonia nos recibió en la 2º planta y estuvo explicándonos con todo detalle cómo sería el proceso desde nuestra llegada hasta el alta. Nos preguntó por embarazos y partos anteriores, por cómo iba éste, y personalizó un poco sus explicaciones (esto me transmitió mucha confianza, la verdad). Nosotras insistimos en el tema de la “piel con piel” y aquí la respuesta fue diferente: se llevan al bebé, como es normal, a hacerle los primeros cuidados (y siempre puede ir acompañado del papá), pero el resto del tiempo si así lo deseamos estará con nosotras (incluyendo la cesárea, si ésta no indica otra necesidad). Algo que nos dejó muy tranquilas. Bañan a los bebés en otra habitación, pero igualmente lo hacen si queremos y lo acompañamos siempre. Tienen dos paritorios (que pudimos ver porque no estaban siendo usados) y dos quirófanos. Las habitaciones son de diferentes tipos, pero nos aseguraron que intentan dar a las futuras mamás las mejores, y que siempre tendrán o sofá-cama o cama para el acompañante.

Sin duda, la sensación fue diferente y más positiva en Gálvez. Aunque tengo que deciros que si no tuviera la sombra de la cesárea encima, quizás sería otra cosa. Ante todo, si leéis esto con la intención de informaros os animo a hacer vosotras mismas la visita y sacar vuestras propias conclusiones. La mía es : Parque San Antonio instalaciones más nuevas, más demandado, Gálvez con instalaciones correctas pero menos “atractivas”, menos demandado. Ambos tienen una atención personalizada, UCI neonatal, buenos profesionales (supongo),  y con protocolos siempre mejorables. De todas formas, cada parto, cada mujer y embarazo es un mundo, nunca se sabe. Lo importante es tener un paritorio y buenos profesionales, además de tener la actitud positiva y fuerte para disfrutar del que sin duda será el momento más feliz de vuestras vidas (sea natural, cesárea,…).

Hemos decidido que sea en Gálvez donde Adriana venga al mundo y podamos comérnosla a besos por primera vez. Con la esperanza y las inquietudes normales de estos momentos, pero con una ilusión infinita.

De momento, a andar una horita todos los días con mis tenis nuevos, hacer ejercicios de Kegel, masaje perineal con rosa de mosqueta y disfrutar de la barriguita (todo lo que la ciática, el dolor de lumbares, la hinchazón de manos y pies y el peso me deje, jajajaja). paseo por la playa semana 35

Os cuento prontito más cosas de éstas que me pasan en estos días.

Besitos a tod@s!!

Anuncios

2 comentarios en “Visitar el hospital antes del parto

  1. Qué bien, Mamá Real, qué poquito falta. Creo que has hecho buena elección, el bebé no tiene porqué estar tanto tiempo separado de mamá y papá. En mi segundo parto a Victoria no se la llevaron de mi lado en ningún momento, todos los cuidados se los realizaron a mi lado y lo pueden hacer así perfectamente. A Lucía sí se la llevaron un rato y eatoy segura de que le dieron un biberón de leche artificial, cuando no era en absoluto necesario.
    En fin, que vaya todo muy bien, preciosa.

    Le gusta a 1 persona

    • Pues sí es que con Ale a pesar de ser cesárea sólo se lo llevaron al papá mientras terminaban conmigo, después estuvieron los dos conmigo durante el período de observación. De hecho Ale buscó y encontró su teta antes de llegar a la habitación jejeje fue una experiencia difícil pero la más emocionante de mi vida. Loca por revivirla!!!! Muchos besos

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s