Llegó la etapa de los “¿POR QUÉ?”

Desde hace unos días Ale te contesta a cualquier comentario con un insistente “¿POR QUÉ?”, seguido de otro más y otro y otro, jajajaja como si de repente se hubiera despertado alguna parte de su cerebro con un ansia de curiosidad infinita. Es curioso porque ha coincidido con la intervención de los oídos.Imagen tomada de "casting-para-artistas. Diariodesevilla.es"

Hace dos semanas,  Ale fue un campeón total: le pusieron los drenajes en ambos oídos,  al final no tuvieron que tocar las vegetaciones (no estaban mal), y no os exagero cuando os digo que los niños te sorprenden cuando ves en ellos  la enorme capacidad de recuperación.  No lloró cuando tuvo que irse con el anestesista (papá y mamá nos despedimos con una sonrisa para que viera que no era nada), sí cuando salió de quirófano (la anestesia, el verse con la vía puesta, tanta gente vestida de verde,….), pero a pesar de la penita inicial se pasó casi tres horas durmiendo, tras lo cual se bebió un zumo y nos dieron el alta. Sólo os digo que cuando llegamos a casa se zampó un mollete con aceite y pavo, que no consintió que le partiera en trozos más pequeños (por si se me ocurría quitárselo supongo, jejeje). Al día siguiente el peque estaba como si tal cosa, con tos, pero sin queja alguna.

Y como si tal cosa, ese fin de semana , fuimos observando como empleaba los porqué con mucha mas frecuencia y empezaba a dialogar y a reclamarnos mucha mas atención para conversar y contarnos cosas. Yo tengo que admitir que estoy emocionada, ¡me encanta escucharle! Y no es que no hablara ya, pero es que ahora tiene mucha más fluidez e inventiva.  Supongo que le llegó la hora de madurar, pero no puedo dejar de pensar cómo ha influido la colocación de los tubitos y el aspirarle el moco que andaba ahí, en este avance lingüístico.  cualquier ruido le llama la atención cuando antes no lo hacía y pregunta “¡uy!, mami ¿eso qué es?”.

Los que ya tenéis niños que están o han pasado la etapa de los PORQUÉ, sabréis lo repetitivos que son, llegan a preguntar lo mismo tres o cuatro veces seguidas,  puede ser frustrante y seguro que pensáis “¡qué pesaitos!”, jejejeje pero tened en cuenta que esto les da seguridad, están construyendo su conocimiento de las cosas y es una oportunidad maravillosa para participar con ellos de esa curiosidad  y estar ahí como espectadores participantes (¡todo un privilegio!). Y si alguna vez os pillan, no temáis decir que no lo sabéis, no somos todopoderosos!!

Os dejo un enlace con  orientaciones de los compañeros de Orientación Andújar,  sobre por qué los niños preguntan tanto esos ¿Por qué…? Me ha parecido muy interesante y podéis profundizar un poquito más en esto.

                                                               “¿Por qué los niños preguntan “por qué”?

Ahora tenemos que encargarle los tapones a medida para la piscina y baño, esta tarde vamos a una centro especializado en audición. Tardarán una semana y cuestan unos 40 euros cada uno. Para la playa, el otorrino nos aconseja tapones normales de farmacia (por aquello de no perder los buenos y porque el agua de mar es menos perjudicial que la jabonosa). De momento estamos usando tapones de algodón con vaselina (te la venden en cualquier farmacia).

La verdad es que tenía mis dudas sobre lo de los drenajes, pero de momento lo que veo es un gran avance en la comunicación de mi bichito y eso de momento me vale!!! Ya veremos cuando vuelvan los resfriados y el frío.

En fin amig@s, os dejo para comenzar esta semana con todo lo que tengo pendiente (la agenda está llenita de anotaciones, jejeje). Buen Lunes!!!

Besitos.

Anuncios

Otitis de repetición (otitis serosa) y tratamientos

Fue entrar en la guardería y empezar a ponerse malito. Alejandro siempre ha sido un bebé super fuerte y sano, pero a los bichos e intercambios del cole no escapa nadie, hay que tomarlo como una etapa más de su inmunización, no?
Después de tres otitis seguidas, decidimos llevarlo al otorrino. Nada me preocupa más que las posibles secuelas en la audición,  ya que el tema me toca muy muy de cerca.3

Sigue leyendo